Las ventanas inteligentes están más cerca de lo que imaginamos